Manifiesto de Presentación de la Asociación



Estimados vecinos y vecinas, autoridades públicas, amigos y amigas:

    La Asociación Cultural y Etnológica Acequia de los Castaños, nace de la iniciativa de un grupo de personas, interesadas, motivadas por el afecto, el cariño a La Alpujarra, en su conjunto, y a los pueblos de Lobras y Tímar, de modo muy especial. Varios de socios, nacimos en estos municipios y algunos viven en ellos, otros vuelven como si no se hubiesen ido, conscientes del peso de la memoria en sus vidas, en su devenir vital; y como no, a otros, sin importar su procedencia, les motiva la importancia de cuidar, de no desechar las raíces del patrimonio común de cualquier ser humano, aunque hablemos de una pequeña comarca, de dos pequeños lugares. Nuestro valor de conservación de la memoria cultural es universal, pese a que nuestra acción se plasme localmente. En suma, el 25 de septiembre del pasado año, todos nosotros, nos adentramos en la aventura de poner en valor otros puntos de vista, otras formas de vivir, otros matices culturales de los que debemos aprender con el fin de reconocernos a nosotros mismos, de comprendernos, de ser.

    La Asociación Cultural y Etnológica Acequia de los Castaños, sus miembros, no pretendemos hacer etnología, es decir, no intentamos desarrollar explicaciones rigurosas y científicamente fundamentadas de los fenómenos culturales mediante comparación y contraste de muchas culturas humanas. Por el contrario, perseguimos describir a la manera etnográfica, aspectos culturales del entorno, de la cultura en que nos desenvolvemos y a la que pertenecemos, aunque en ocasiones, -quizá con demasiada rapidez-, renunciemos al pasado, sobre todo con el atroz argumento de ser algo pasado de moda, imbuidos por la velocidad del tiempo que nos ha tocado vivir, de los valores de la postmodernidad para la que todo es pasajero, fugaz, o porque la pervivencia, más bien, a la supervivencia, se le tacha con matices tradicionalistas y, por tanto, se le adjudica una orientación ideológica conservadora, trasnochada. Sin embargo, no es menos cierto que la citada postmodernidad también conlleva desorientación, un deambular en circuito cerrado, una sensación de pérdida de identidad, de falacia. De ahí, que no pocas personas indaguen o se inclinen a repensar hacia dónde vamos. Nosotros lo tenemos claro. Sin renunciar a construir el presente, a ser ciudadanos del mundo, apostamos por conservar el legado de los hombres y mujeres que nos precedieron. Este es el motor de nuestros fines como Asociación, y que se concreta en Lobras y en Tímar. De lo contrario, si parte de nuestra memoria muere, ¿qué será lo que de atractivo, -no sólo turístico obviamente-, tienen estos dos municipios, La Alpujarra en su conjunto, dónde queda su encanto, su cultura particular, el origen, su historia; dónde su futuro?

    Repensar el pasado es garantizar el futuro, en cualquier orden de la vida. Por ello, pretendemos defender y proteger los elementos arquitectónicos y medioambientales del ámbito territorial en que queremos participar. La arquitectura popular de La Alpujarra no existe por azar, sino gracias a la sabiduría adaptativa de sus moradores con el entorno, aprovechando de manera sostenible los materiales que el medio ofrecía. Igual podemos decir de las formas agrícolas de uso del suelo y los sistemas de riego, e incluso, de la arqueología industrial, de la que es rica Lobras y Tímar. A todos los presentes nos ha cautivado la dureza de esta zona, más lo realmente interesante es comprender cómo el ser humano ha sido capaz de extraer, de poner en valor, lo mejor de esta tierra.

    A veces, en conversaciones cotidianas, no es raro que alguien nos comente que ya nadie trabaja el esparto, que en tal o cual barranco no sé quién halló un arado viejo, mutilado. Es cierto, la artesanía ha estado ligada fundamentalmente a las actividades humanas productivas y domésticas, también creativas. Los cambios en los sistemas de producción, la emigración, entre otras muchas causas que deban seguir discutiéndose e investigándose, facilita estas pérdidas. Pero afortunadamente, los habitantes de La Alpujarra, vosotros, vecinos de Lobras y Timar, sois conscientes de la importancia, del valor que poseen elementos que antaño se utilizaron.

    Y ni que hablar de expresiones culturales de orden festivo y que guardan sintonía, en no pocas ocasiones, con una cosmología más amplia: los ciclos de cultivo, la historia, por poner unos pocos ejemplos. La tradición oral, los refranes, las leyendas, los mitos, merecen nuestra atención por su alto valor cultural y patrimonial. Pero lo más importante es que todavía pervive en cada uno de los rincones de esta tierra. Tras la puerta de cada casa, existe una persona, un hombre y una mujer que alberga un pasado común. Por ello, estamos obligados moralmente a poner oídos y transmitir tanto conocimiento acumulado, tanta sabiduría encubierta.

    En este contexto, y por los motivos expuestos, encaja la iniciativa de la Junta de Andalucía de declarar Bien de Interés Cultural la zona de La Alpujarra media, en donde se ubican Lobras y Timar. Estamos seguros que compartimos todo lo dicho hasta ahora, y como muestra la colaboración que nos ha prestado la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en la organización de estas I Jornadas Etnológicas de Lobras y Timar. Pensamos que los fines de nuestra Asociación contarán con el beneplácito de los impulsores públicos de la declaración de Bien de Interés Cultural. Para ello, brindamos toda nuestra humilde colaboración, aunque también, desde el diálogo y el respeto, vamos a poner todo nuestro esfuerzo por impulsar cuantas medidas estimemos oportunas para cumplir los objetivos que tenemos propuestos y que hemos venido reseñando.

    Y aprovechando la presencia del responsable de Cultura en Granada de la Junta de Andalucía, Sr. D. José Antonio Pérez Tapia, queremos transmitirle, al igual que a todos los presentes, algunas propuestas, las de mayor envergadura, que como Asociación tenemos. El resto de propuestas se pueden entregar fotocopiadas a cualquier interesado:
- Instalación de un Centro de Interpretación en la localidad de Lobras
- Instalación de un museo de las minas de cinabrio, -mercurio- en Tímar

    En este sentido, no queremos olvidarnos de los vecinos y vecinas de Lobras y Tímar. Nuestra Asociación va a estar siempre abierta para recoger las demandas que se nos planteen, para defenderlas y pelear por ellas con los medios legales que estén a nuestro alcance ante cualquier instancia competente. Por ello, nos ofrecemos a servir de portavoces a vuestras quejas y necesidades. Quizá alguien pueda albergar el temor de que la iniciativa de la Junta de Andalucía suponga una molestia. No obstante, pensamos que todos compartimos el espíritu de lo que estamos comentando esta mañana. Estamos seguros que la voluntad de la Junta de Andalucía es abierta, y que prestará toda su colaboración para la buena marcha de una iniciativa necesaria para Lobras y Tímar.

    Por lo demás, os emplazamos a colaborar con nosotros por el bien de Lobras y Tímar, de Tímar y Lobras, por su conservación, por la puesta en valor de sus expresiones culturales, de cualquier tipo. Su gente se lo merece.

    Finalmente, deseamos que estas Jornadas sean de vuestro provecho, a la par que esperamos que año tras año puedan dotarse de nuevos contenidos, de otros horizontes, para lo cual instamos a la Delegación de Cultura a que colabore con nosotros en la próxima edición, y os invitamos a continuar asistiendo al resto de actividades que hemos preparado, especialmente a la velada de trovo y a la celebración de una festividad que nos proponemos recuperar, San Marcos, para la cual ha sido fundamental la colaboración desinteresada de muchas personas de Lobras. A todos ellos, muchas gracias de todo corazón. Al resto, gracias por vuestra presencia.