onload="Frames()"

LOBRAS, TÍMAR Y EL CAMBIO GLOBAL

Ezequiel Martínez
Director y presentador del programa:
"Tierra y Mar"

Lobras, Alpujarra media de Granada
12 abril 2008

    Algunas de las cosas que les voy a relatar, muchos de ustedes, de vosotros, ya las conocéis, pero es importante no olvidarlas, y es conveniente oírlas de vez en cuando, para recordarlas y tenerlas presente, pues fuman parte de nuestra historia, de nuestra cultura y constituyen el legado de nuestros ancestros, de nuestros abuelos y de nuestros padres, y en homenaje a ellos, debemos de guardar con celo las costumbres, que para ellos supusieron una forma de vida, que ahora nos podría parecer anticuada, pero como veremos siguen siendo vigentes y muy necesarias, para luchar contra la amenaza del Cambio Climático.

    128 personas están empadronadas en Lobras, 65 hombres y 63 mujeres. El 42% de la población es mayor de 65 años. 4 extranjeros en el lugar. En Timar, pequeño pueblo perteneciente al municipio de Lobras, viven 14 personas. Pocos habitantes y muchos de ellos mayores, nos informan de lugar de retiro, de sitio donde reina la tranquilidad y donde se puede disfrutar de la naturaleza, alejado del estrés de las ciudades. A 930 metros de altitud, los cultivos tradicionales son: el almendro y el olivar de secano, del que se obtiene aceitunas y aceite; también hay algo de olivar de regadío. Existen numerosos huertos regados por acequias; de origen árabe ó morisco y algunos rebaños de cabras y ovejas, pues pasto no le falta a esta zona húmeda en invierno y seca en verano, que cuenta con abundante agua fresca y cristalina que aflora desde et interior de las montañas de Sierra Nevada.

    Timar situado a 1070 metros, contó con un molino de trigo, en el "Partiero", una almazara o molino de aceite, y dos destilerías de aguardiente.

    En el siglo XVI, fue famosa por sus telares, y por la producción de la seda. En el siglo XIX comenzó la explotación de las Minas de mercurio, conocidas como Minas de Retamar o de Rodríguez Acosta. Las minas de mercurio, fueron abandonadas en los años 30 del siglo XX.

    El origen de Tímar se asocia con tomillo, aromática que abunda por el lugar, pero mis bien parece que el nombre tiene que ver con "Timens o Timeo (temer, temiendo, lleno de miedo), por el temor que inspiraba el castillo "Hins Xubalejo" que luego se llamó el fuerte y que fue destruido en parte por las huestes de Abderramán III. Si una visita Timar, después de pasear por las calles y ver las casas enjalbegadas de blanco, se debe de buscar el sendero de la acequia que conduce por un sendero al borde de un cañón, hacia el Cerro de los Riscos, y el tajo del águila, un extraordinario escenario natural con una cascada de agua que cae desde 150 metros de altura y forma el río Tímar que da nombre a la población.

    En los campos de Lobras, se cultivan cereales y el principal cultivo de regadío es la cebolla.

    Las primeras referencias escritas de Tímar y Lobras, son del siglo XII. El origen de ambas poblaciones se remota a la época de los íberos y los celtas. Los romanos dejaron por aquí su huella latina con topónimos como Albaida, Montablo. En 1486 existía una iglesia mozárabe. La actual se remonta en origen al siglo XVI. En el siglo XVI los moriscos tenían dos tipos de construcción: la nagüela y la saquifa. La nagüela era una choza o casa pobre. La saquifa ó azaquefa contaba con un pórtico o galería cubierta; en los molinos de aceite, era un patio con trojes cubiertos. Casi todas las casas tenían su corral y su horno. Los más humildes que no disponían de horno, cocían el pan en casa de los principales del lugar, a cambio de trueques alimenticios, o de dinero. Algunas casas disponían de bodega. Los huertos tenían que estar bien labrados, y se prohibía cortar árboles frutales, salvo los que estuvieran secos. Pero sin duda, la seda fue la principal riqueza en la época de los moriscos, en la que se contaban 650 morales o moreras; en la época de Felipe II, allá por 1586, había entre Lobras y Tímar, 1450 moreras; y en 1752 se contabilizaban más de 3.300. Entre Tímar y Lobras se producían 300 libras de cría de seda. Cada libra equivale a 16 onzas, o lo que es igual medio kilo. Luego se producían 150 kgs de seda, que al ser ligera como el viento, convendrán con migo que era mucho peso. Hoy, hay tabletas de chocolate con 8 onzas, lo que es igual a media libra de chocolate, es decir, un cuarto de kilo.

    La declaración del municipio de Lobras como Bien de interés cultural de la Alpujarra Media granadina y la Tahá, tiene por objeto la protección de la variada topología de elementos patrimoniales, y los relevantes valores históricos, etnológicos, arqueológicos, arquitectónicos, industriales y naturales, que dotan a este municipio de un carácter singular y único.

    Manzanos, limoneros, naranjos, castaños, higueras, almendros, y otros tipos de árboles se dan por estos valles y barrancos, en cuyo fondo serpentea un hilo plateado de agua cuyo sonido se transmite por entre las rocas salpicadas, que encauzan el torrente invernal, o el cauce más sosegado del verano.

Sobre la arquitectura alpujarreña:

    "Los tejados de las casas están hechos con pesadas losas de piedra en horizontal, y cubiertas con una gruesa capa de launa apisonada (arcilla esquistosa que se obtiene de la descomposición del magnesio gris que cubre los barrancos). Su peso mantiene firmes los muros frente a los tornados que sufrimos durante los fríos meses del año. Algunas de estas losas, denominadas aleros, se disponían para proteger los muros en una zona de unos 30 cms, alrededor de la casa. El agua se drenaba de los tejados mediante canalones Un rasgo distintivo de estas casas es la azotea ó ático, construida en una porción del terrado y abierta al frente. Durante los meses de otoño e invierno, uno puede ver en ella mazorcas de maíz, y ristras de pimientos rojos, berenjenas cortadas en rebanadas y tomates colgados a secar. Las casas que no disponían de azotea, tenían en la primera planta una larga galería abierta que servía para el mismo propósito". Gerald Brenan (Al sur de Granada. Pág. 23 Siglo XXI de España, editores).

   En la Alpujarra Baja, por encima de las vigas se fija un entramado de cañas atadas con cuerdas de esparto... Sobre el entramado de cañas se extiende una extensa capa de broza –adelfas, genistas, retamas, tomillo- y por último la capa de launa, la cual se debe extender siempre durante la luna menguante, para que se asiente de manera adecuada y hago que el tejado sea lo más impermeable posible, pero, por supuesto, siempre que no sea viernes... hace cien años las paredes de piedra se dejaban al desnudo, pero en nuestros días, la mayoría de las casas están blanqueadas por dentro y por fuera debido a dos razones: por un lado, el calor del interior disminuye varios grados los días calurosos del verano, y por otro, la cal, especialmente la cal viva, que tiene un fuerte efecto desinfectante ".

Chris Stewart "Entre limones" Almuzara, 2007.

    Hemos oído parte de la historia de este lugar y algunas referencias de cómo se vive aquí, y algunos datos que nos informan sobre la agricultura que se realiza aquí en la Alpujarra, que es fundamentalmente, respetuosa con el Medio Ambiente, ¿o no?

    "Un labrador autárquico, si tiene cerca a otros como él, se verá obligado a cooperar con ellos y llegará muy pronto a formar parte de una comunidad animada y cordial. Habrá trabajo compartido en los campos, se sustituirá' a otras personas en el ordeño y la alimentación de los animales, mientras se ausenten de vacaciones, se participara en los trabajos de educación infantil, se erigirán graneros en común, se reunirán los vecinos para la trilla y habrá celebraciones de todas clases. En mi región a los campesinos tradicionales simpatizan mucho con los nuevos vecinos".

    Os resulta cercano y familiar esto que acabo de leer. Corresponde al primer capítulo de "La vida en el campo y el horticultor autosuficiente" del inglés John Seymour. Y sigue:

    "El hombre debería ser agricultor, no explotador. Este planeta no está destinado exclusivamente a nuestro provecho. El destruir todas las formas de vida que no tienen para nosotros utilidad ostensible y directa, es inmoral, y es muy posible que contribuya a nuestra propia destrucción". Dice Seymour: "Mi huerta está lejos de ser perfecta, siembro más de lo que puedo recoger, como la mayoría de las personas, y acabo por tener demasiadas malas hierbas y poco tiempo para arrancarlas. Pero, en conjunto, está lozana y es fértil, y logro una buena producción. Este año descuidé mis cebollas, zanahorias y chirivías, y quedaron invadidas de malas hierbas, a pesar de ello, he cogido hermosas zanahorias y chirivías, y las cebollas que melgan ahora en ristras, tienen el doble tamaño que mi puño, y son suculentas "... No abogo por el cultivo de la maleza, pero en lugar de aniquilarla con un "herbicida selectivo", dejaría que crecieran algunas malas hierbas, aunque la cosecha fuere menor". "Me llama la atención, dice Seymour, que en muchos libros se recomienda tratar el suelo con herbicidas, pesticidas o fungicidas ("cida " significa que mata y el hortelano no debe olvidarlo). La aplicación de nitratos, acaba dañando el suelo, si bien hay que admitir que tienen un efecto espectacular sobre las tierras agotadas, aquellas que ya no tienen capacidad para fijar el nitrógeno. La máxima producción posible se logra sin el uso de productos químicos".

    "La agricultura orgánica debe observar las seis leyes siguientes:
  1. el horticultor debe trabajar con la naturalaza, y no contra ella;
  2. la naturaleza es diversa, y por tanto, el horticultor debe practicar la diversidad;
  3. debe criar otras formas de vida (animal o vegetal), en medios lo más parecidos al que les sea natural;
  4. debe devolver al suelo tanto, o casi tanto, como le ha quitado;
  5. debe alimentar al suelo, y no a las platas;
  6. debe estudiar la naturaleza como un todo y no como una parte aislada"

… (John Seymour: "La práctica del horticultor autosuficiente". Blume. Barcelona, 1994).

    El agrobarómetro de Andalucía es un trabajo estadístico realizado por el Instituto de estudios Sociales Avanzados-CSIC para la Conserjería de Agricultura. En el estudio correspondiente a 2007, el 55% de les andaluces consultados señala que "la situación de los pueblos y zonas rurales de Andalucía es buena o muy buena, frente a un 12% que cree que es mala o muy mala. Entre el 70 y el 80% de los consultados opina que la sanidad, la educación, los equipamientos culturales de la agricultura, el 53% opina que se deben producir alimentos sanos y de calidad, y un 20% cree que debe contribuir a la generación de empleo. Un 15% cita como funciones de la agricultura la de ayudar a la protección del medio ambiente y fijar población en el territorio.

    En Andalucía hemos pasado de tener unas 2.000 has. de cultivos ecológicos en 1992 a las más de 500.000 has. destinadas a cultivos ecológicos en este primer trimestre de 2008. Andalucía es la primera comunidad española, por superficie dedicada a cultivos ecológicos y la segunda tras Cataluña, en cuanto a operadores e industrias de transformación. En 2007 había más de cien almazaras envasadoras de aceite ecológico, aumentando en un 18,8% con respecto a 2006. El aceito ecológico es una buena salida para les pueblos de la Alpujarra. En 2007 se contabilizaron 393 industrias que elaboran o comercializan alimentos ecológicos, con un crecimiento del 18,3% sobre 2006.

    LA ORDEN DE 20 DE NOVIEMBRE DE 2007, establece la convocatoria para solicitar ayudas agroambientales. El plazo para la solicitud expira el 30 de abril.

CONDICIONALIDAD

    La Esencia de la condicionalidad, ese palabro que Bruselas ha metido en nuestras vidas, es condicionar los pagas directos de la PAC y algunas de desarrollo rural a través del Fondo Europeo de Ayuda al Desarrollo (FEADER), al cumplimiento de unos requisitos mínimos en materia de Medio Ambiente, Salud Pública, Sanidad animal y vegetal, Bienestar animal, y bajo unas buenas condiciones agrarias y medioambientales. La condicionalidad exige el mantenimiento mínimo de superficies agrarias, evitando el abandono de la actividad agraria, y que esta se desarrolle bajo buenas condiciones agrarias y medioambientales, que favorezcan la conservación de la productividad de los suelos, y evitando la erosión, la pérdida de materia orgánica y la compactación.

    En la revista "Agromar - Andalucía" que edita la Consejería de Agricultura y Pesca se dedica el último número a relacionar Cambio Climático y Agricultura. ¿Cuál es el papel de la Agricultura ante la amenaza del Cambio Climático? El Secretario General de Asaja - Sevilla, Miguel Afán de Ribera, parte del aumento de la población mundial (De 2.000 millones en 1950, hemos pasado a los 6.400 millones, en 2008). Miguel Afán cree que para reducir emisiones de CO2 hay que actuar en el transporte, utilizando biocombustíbles, hidrógeno o energía eléctrica, El representante de Asaja cree que los regadíos fijan mucho CO2. Una hectárea de regadío fija unas 43 Tm de CO2, mientras que una hectárea de secano absorbe 9 Tm de CO2; y una hectárea forestal 21 Tm. La agricultura crea empleo, fija población y mantiene la cubierta vegetal, evitando la erosión.

    En esa misma revista, Agustín Rodríguez, Secretario General de UPA - Andalucía, señala: "Desde UPA consideramos que el procedimiento más natural para la lucha contra el Cambio Climático, es la producción agrícola por la función de sumidero de CO2 de los cultivos, y la obtención de energías renovables. Hay que utilizar biomasa y biocombustibles. El aprovechamiento racional de biomasa (podas de olivar, residuos agropecuarios y forestales) y la utilización de masas vegetales para biogás y los denominados cultivos energéticos (cereales, remolacha, oleaginosas y proteaginosas) deben de actuar de revulsivo contra el Cambio Climático. No hay tiempo que perder. En 2010, las energías renovables deben representar el 12% de la producción de energía y el 20% en 2020. A partir de 2010, será obligatorio mezclar gasolinas y gasóleos, en un 5,75% con bioetanol y biodiesel.

    También se pronuncia sobre el tema, el Secretario General de COAG, Miguel López, quien señala que hasta 2004, mientras el transporte, la gestión de residuos, o los sectores residencial, comercial e institucional aumentaron sus emisiones, el sector agrario las redujo. Miguel López cree que hay que potenciar la agricultura de conservación, la agricultura ecológica y la producción integrada si queremos seguir las directrices del Plan Nacional de Asignación aprobado en 2005. Dentro de la Estrategia Andaluza ante el Cambio Climático, hay que mejorar la eficacia en la prevención y extinción de incendios, así como fomentar sistemas y prácticas de cultivo extensivas y respetuosas con el medio ambiente; y también intensificar el apoyo a la modernización de regadíos. Otra medida que aporta López y coincidente con los demás, es el desarrollo de la biomasa como energía renovable y el fomento de la capacidad de sumidero de los cultivos.

    España emite hoy, en torno a un 50% más de emisiones que en 1990, cuando el compromiso para 2012, era emitir un 15% más. Hay que acudir a comprar emisiones a países terceros, y aún así, el escenario posible en 2012, será emitir entre un 30 y un 35% más que en 1990.

    El profesor Pete Smith de la Universidad de Aberdeen, uno de los autores del IPCC, señala en un estudio elaborado por Greenpeace: "Agricultura y Cambio Climático: impactos climáticos de la agricultura y potencial de mitigación": "La contribución total de la agricultura al cambio climático, incluyendo la deforestación y otros cambios del uso del suelo, supone entre el 17 y el 32% de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ser humano". Una de las conclusiones de ese estudio, es que la agricultura tiene un elevado potencial para cambiar la actual situación de gran emisor de gases hasta transformarse en un sumidero neto de carbono.

    En un ensayo publicado en 2006 por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, con el título "Contribución de la agricultura ecológica a la mitigación del cambio climático en comparación con la agricultura convencional", se indica que "la eficiencia de captación de carbono en sistemas de producción ecológica es de 41,5 toneladas de CO2 por ha, mientras que en los sistemas de producción convencional se reduce a 21,3 Tm/ ha."

    En la "Actualidad ecológica", (nº 25) revista que publica la Asociación CAAE, leo el siguiente catálogo de medidas: La agricultura ecológica:

  1. reduce sensiblemente las emisiones de CO2 porque promueve sistemas de producción sostenida, por la ausencia del uso de fitosanitarios y fertilizantes de síntesis, y el ahorro energético que supone el mantenimiento de la fertilidad del suelo mediante rotaciones, abonos verdes o cultivos de leguminosas.


  2. Las emisiones de NO2 (óxido nitroso) en agricultura se deben a la excesiva fertilización que provoca importantes pérdidas de nitrógeno. En los sistemas de producción ecológica, los excedentes de nitrógeno y sus pérdidas se minimizan ya que no se utilizan abonos sintéticos, y se ajustan las necesidades nutritivas a la producción.


  3. la rotación de cultivos, además de ayudar a reducir las pérdidas de nitrógeno, aumenta la biomasa subterránea y, por tanto, la capacidad de retención de carbono.


  4. En la ganadería ecológica, las tasas de estabulado del ganado son limitadas y la dieta animal es menor en proteínas, lo cual contribuye a la reducción de emisiones de NO2.


  5. Utiliza un mayor porcentaje de fuentes energéticas renovables, y un menor consumo de combustibles fósiles que la agricultura convencional.


  6. Evita el uso de productos que requieren un alto coste energético en su fabricación como: fertilizantes de síntesis, herbicidas, pesticidas y alimentos para, animales.


  7. La fertilidad del suelo se mantiene a través de insumos internos (estiércol, producción de leguminosas, amplias rotaciones de cultivos, etc.), lo que influye en la reducción de emisiones de metano y contribuye a incrementar los niveles de carbono orgánico en el suelo.


  8. Reduce la erosión del suelo gracias a la utilización de cubiertas vegetales y setos.


  9. La agroforestación (introducción de masa arbórea en los distintos agrosistemas) contribuye a aumentar el secuestro de CO2.

(Mientras escribía esto en mi ordenador portátil, eran las 20h30' y gracias al cambio horario, todavía puedo utilizar la luz natural, con el consiguiente ahorro energético).

    El poder de calentamiento del NO2 (óxido nitroso), es 296 veces superior al CO2. La ganadería es la segunda mayor fuente de emisiones agrícolas. Al digerir los alimentos, los animales producen grandes cantidades de metano. Cada kilo de vacuno producido genera 13 kilos de emisiones de carbono; un kilo de cordero genera 17 kilos de emisiones.


HAY QUE PENSAR EN LO GLOBAL Y ACTUAR LOCALMENTE

    Hace unas semanas, el artículo que Moisés Naím, publica en "El país", con el titulo "El observador global", se subtitulaba "No son los bancos, es el arroz". Extracto algunos pasajes del mismo:

"Ni Wall Street, ni sector inmobiliario. El problema es el arroz. El Precio internacional del arroz se ha disparado. En las últimas semanas ha subido un 50%. El arroz es parte fundamental de la dieta diaria de 3.000 millones de personas. Pánico. Ante un posible desabastecimiento, los importadores aumentaron drásticamente sus compras. Los productores, ante la posibilidad de dejar a su población sin arroz, limitaron las exportaciones... En Egipto hay desabastecimiento de pan. Los precias internacionales del trigo se duplicaron en el último año...El hambre generalizada está volviendo a formar parte de la vida de millones de africanos. En Argentina hay carestía de carne de vacuno. La especulación origina conflictos entre productores y consumidores, (Aquí en Almería, hemos visto recientemente como ha habido que retirar partidas de segunda categoría, para mantener los precios. El diferencial entre lo que cobra el productor y lo que paga el consumidor, es una barbaridad, y de esto se quejan los agricultores que ven como los intermediarios se lo llevan calentito, sin hincar el lomo). Moisés Naím, señala: Estamos en presencia de un fenómeno global, grave y sin precedentes. Una parte del aumento de los precios de la comida se debe a un fabuloso y reciente triunfo de la humanidad: más gente que nunca hoy puede comer tres veces al día. Brasil, Vietnam, Turquía, China e India, son algunos de los países donde millones de personas comen hoy, más y mejor... Hay otros factores que inhiben el crecimiento de la producción. Uno nuevo: El Cambia climático. La producción de arroz en Asia se ha visto afectada por sequías y lluvias torrenciales. En otros países se acortan los ciclos de cosecha, y los cambios de temperatura engendran nuevas plagas. Para los agricultores, ahora resulta más lucrativo producir maíz para llenar tanques de automóviles, que para llenar estómagos... Concluye el articulista. La buena noticia es que la crisis alimentaria mundial va a hacer crecientemente onerosas e insostenibles muchas de las distorsiones y obstáculos que ahora existen".

    Ante este panorama, el FMI y el Banco Mundial señalan que las expectativas creadas con los biocarburantes, han originado el alza de los precios de alimentos básicos como el trigo y el arroz. La Agencia Europea de Medio Ambiente denuncia que los biocarburantes ni siquiera reducen la emisión de gases de efecto invernadero, aunque si sustituyen a los combustibles fósiles, si estaríamos reduciendo esas misiones. Según la ONU el coste de los alimentos, ha crecido un 35% en un año. Los lácteos en 2007 subieron hasta un 80%, y los cereales, un 45%. Y envía un mensaje: "La Comunidad Internacional debe unirse y tomar medidas inmediatas para alimentar a quienes se enfrentan al hambre". En Haiti, uno de los países más pobres del Planeta, hay revueltas populares por las subidas de los precios de los productos básicos.


ECONOMÍA Y BIODIVERSIDAD

    En "2008, la situación del mundo" informe que publica el "World Watch Institute" norteamericano desde hace años y que en España distribuye Ediciones Icaria, de Barcelona, con papel ecológico, se publica un trabajo "Sembrar una economía sostenible" de Gary Gardner y Thomas Prugh, en el que se indica que "la economía mundial se multiplicó por 18 entre 1900 y 2000, y la esperanza de vida se disparó desde una media de 47 a unos 76 años en EEUU. Los niveles de CO2 han alcanzado su nivel más elevado en los últimos 650.000 años; la temperatura media de la Tierra "va camino de alcanzar niveles desconocidos durante millones de años", y para 2020 la capa de hielo del Océano Ártico, podría desaparecer durante el verano".

    Los autores del estudio señalan que "éstas y otras consecuencias ambientales del crecimiento económico amenazan la estabilidad de la economía global. Si añadimos los impactos de la vida moderna -2.500 millones de personas; malviven con 2 dólares al día-, la necesidad de replantear la finalidad y el funcionamiento de la economía moderna es evidente".


Cambio conceptual en sectores clave

    El papel de los precios como reflejo de la calidad ecológica y de la contribución de la naturaleza a la economía, constituye un elemento fundamental del debate sobre mercados de carbono, agua y biodiversidad.

    El valor de la contribución de las mujeres a la economía está siendo cada vez más reconocido, tanto en los programas de desarrollo impulsados desde la comunidad, como en el ámbito cada vez más amplio de la microfinanciación. Un desarrollo basado en las mujeres y promovido desde la base, puede mejorar, por ejemplo, la salud de niños y madres, e incluso erradicar prácticas ancestrales como el casamiento de niñas, liberando en el proceso capacidades latentes y energía para el desarrollo económico".


    El arroz, la patata, el trigo, las frutas y hortalizas, incluso cultivos tradicionales de secano, necesitan de mucha agua para su producción. Fue Saint-Exupéry, el autor de "El Principito", el que dijo: "El agua no es necesaria para la vida; es la vida".

    Casi el 97% del agua del Planeta es salada. Un 2% se encuentra en forma de hielo. Sólo queda un 1% de agua potable procedente de ríos, lagos y glaciares, para abastecer las necesidades de la agricultura, la industria y el uso doméstico de la población mundial. ¡Teniendo en cuenta esto, deberíamos de procurar, imprimir a doble cara! El 60% del agua utilizada para la agricultura se pierde en fugas y evaporación. Podemos mejorar en eficiencia. En el riego por goteo (en los invernaderos almerienses se utiliza este método) la planta aprovecha el 95% del agua, y se ahorra mucho agua. Para fabricar un kilo de papel se necesitan árboles y 300 litros de agua. Datos comparativos: en Francia se consumen 147 litros de agua por persona y día; en Italia 220; en España 158 litros (Andalucía supera la media con 195 litros) ¡En los países en desarrollo, la media es de 10 litros por persona y día! Más de mil millones de personas no tienen acceso al agua potable. Antes de 2030 un país de cada cinco, sufrirá escasez de agua. Son datos de Naciones Unidas. En el último siglo, se han desencadenado sesenta conflictos transfronterizos relacionados con el agua.

    Ante este panorama ¿qué hacer? Pues hay que sustituir paulatinamente, pero sin demora, las energías provenientes de combustibles fósiles por energías limpias y renovables. Energía eólica, afortunadamente en los últimos años hemos visto crecer los parques de molinos eólicos, aquí a la entada de la Alpujarra hay uno, por Tarifa, hay muchos, en Guadíx, también hay un extenso parque eólico y huertos solares que van extendiéndose por nuestra geografía. Hay que sustituir las gasolinas y los gasóleos, por biocombustibles, sin poner en peligro la alimentación mundial, ya sabéis las protestas que han tenido lugar en México por destinar el maíz a la fabricación de etanol, y encareciendo el precio de las tortitas de maíz, alimento básico para los mexicanos. El maíz, la remolacha para fabricar etanol, sustituto de la gasolina; el girasol y la colza, sustituto del diesel, pero esto tardará y además no puede sustituir toda la producción de crudo por estas plantas, pues pondríamos en peligro la alimentación de la población. Por otra parte, las reservas de petróleo escasean y se dice que para la década de los 50, la mayoría de las reservas estarán agotadas. No me extraña, la población de los coches se acerca peligrosamente a la población humana. En movilidad hay que hacer esfuerzos para reducir drásticamente el consumo de gasóleos y la movilidad de vehículos. Transporte público, usar más los pies y las bicicletas. ¡Ya sé que en estas alturas es difícil!, pero hay que intentarlo. Hay que practicar la agricultura ecológica, la agricultura sostenible, llevar una vida sostenible sin lujos, sencilla, vivir sencillamente, consumir lo necesario, sin despilfarrar, es otra forma de contribuir individualmente a la lucha contra el cambio global que nos amenaza. No derrochar agua, enseñar a los pequeños que se puede vivir ahorrando, sin tanto consumir; ahorrando agua, ahorrando alimentos, ahorrando combustible, y para ello, no es necesario grandes sacrificios, simplemente es vivir como lo hacéis aquí en la Alpujarra, cuidando el pueblo, los ríos, los veneros, las montañas, cuidando el bosque y la vida animal que alberga, cuidando les huertos, los bancales, las acequias, respetando la vida animal, cazando lo justo, y disfrutando con ver vivir a los animales salvajes y domésticos que nos rodean. Y sobre todo, respetando a los seres humanos con los que convivimos. Tolerancia y buena vecindad. Compartir. Disfrutar con el entorno alpujarreño y buscar la felicidad en el disfrute de les pequeñas cosas. Procurar ser felices y hacer felices a les demás, con nuestros actos y nuestro comportamiento. Y educar a los pequeños en valores de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.


¡HAY QUE VIVIR MÁS SIMPLEMENTE PARA QUE OTROS SIMPLEMENTE PUEDAN VIVIR! (Gandhi)



Ezequiel Martínez