Cástaras hoy

Actualidad

Se clausura la iglesia de Cástaras

En un informe emitido el 14 de julio de 2011 por Mercedes de los Reyes García, técnica del Departamento de Conservación de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, se considera necesario el cierre de la iglesia de Cástaras ante el peligro que representa para las personas un posible desprendimiento en la nave del templo.

El jefe de servicio de Bienes Culturales de la delegación provincial de Granada de la misma Consejería se dirigió el 22 de julio de 2011 al director diocesano de Patrimonio Cultural del Arzobispado de Granada, comunicándole que se considera «necesario el cierre del mencionado templo por peligro de desprendimiento de la cubierta hasta que se acometan las obras necesarias para su reparación».

El Arzobispado de Granada envió el 29 de julio de 2011 un escrito dirigido al párroco de Cástaras en el que le comunica «que es necesario proceder A LA CLAUSURA DEL TEMPLO, de modo urgente e inmediato, hasta tanto no se pueda garantizar la seguridad de los feligreses».

El párroco de Cástaras ha clausurado la iglesia y prohibido la entrada de personas en ella, por motivos de seguridad.

Vista parcial de la armadura de la iglesia de Cástaras, afectada por una plaga de termitas causante de la clausura del templo.

Ya era complicada la situación alcanzada cuando en marzo pasado la Delegación de Cultura informó de que quedaba fuera de sus posibilidades acometer más obras en Cástaras. Más difícil aún la hizo el anuncio del Arzobispado de Granada, efectuado por el párroco de Cástaras, de que la Diócesis no podía aportar fondos para la reparación de la iglesia. La nueva medida acaba con las esperanzas que habían puesto muchos castareños en ver solucionados los problemas que afectaban al templo antes de que fuera declarado Bien de Interés Cultural en 2007.

Tras unas intervenciones paliativas, llevadas a cabo por el Arzobispado, que protegió el retablo y cubrió el tejado con plásticos, Cultura acometió el grueso de las obras de restauración, rehaciendo las cubiertas y armaduras de la capilla mayor y de la torre y restaurando los muros del presbiterio, tanto interior como exteriormente, solucionando el problema más grave que presentaba la iglesia. Por su parte el Ayuntamiento, inesperadamente y sin consulta previa, realizó en mayo pasado las obras de protección contra humedades que estimó oportunas.

Entendiendo, al principio, que se contaría con algún tipo de ayuda por parte del Arzobispado de Granada y contando, más tarde, con el compromiso verbal de que esta institución contribuiría a los gastos con una  cantidad importante (unos 36.000 euros, según un presupuesto que se venía manejando), alrededor de cincuenta castareños, conscientes del problema y con ánimo de colaboración, han conseguido reunir más de cuarenta mil euros. La suma, que no alcanza ni para hacer frente a los primeros gastos que conllevaría la nueva fase de obras proyectadas, ha quedado sin destino al haberse roto el acuerdo verbal de financiación entre Cultura, Arzobispado y los propios vecinos o parroquianos de Cástaras y en base al cual se realizaron una parte de los donativos.

Obras de protección contra humedades realizadas por el Ayuntamiento de Cástaras (izquierda). Termita viva recogida entre los detritus desprendidos de la armadura (derecha). (Cortesía de Manuel Quintana).

Así la situación, hay en la plaza Cástaras un bien cultural en el que se han invertido recientemente más de trescientos veinticinco mil euros del erario público, en francas vías de deterioro, clausurado y con perspectivas de no poder usarse en mucho tiempo, lo que incrementará el ritmo de deterioro que lo lleve a la ruina.

Aparte de gestiones realizadas por feligreses ante la Delegación de Cultura y el Arzobispado de Granada, de las que informamos en otra página de Recuerdos de Cástaras y que no han dado fruto por el momento ni parece que lo vayan a dar, se ha propuesto al párroco de Cástaras seguir, en la medida de lo posible, el espíritu del acuerdo  adoptado en la reunión celebrada el 2 de julio de 2006 para la administración de los fondos, que no llegó a formalizarse al desistir algunos participantes de su intención inicial. También se ha propuesto buscar nuevo destino a la cantidad colectada, puesto que el objetivo al que estaba destinada se antoja ahora difícil de alcanzar. Entre otras medidas, se contempla someter al criterio de los donantes nuevos fines para los fondos, considerando incluso su devolución en el caso de que fuera solicitada.

Se ha incorporado un nuevo administrador, que se suma a los dos que ya había, para llevar el control mancomunado de los fondos existentes. En las próximas semanas se realizarán nuevas gestiones con el fin de solucionar la plaga de termitas lo antes posible y para hacer uso del presbiterio en ocasiones excepcionales y si las condiciones de seguridad lo permitiesen. Posteriormente, el párroco se dirigirá a las personas que han efectuado donativos para informar detalladamente y recabar opiniones sobre el modo de encarar la nueva situación.

Las funciones de las fiestas de este año ya se han celebrado al aire libre, con extraordinaria afluencia de castareños y forasteros llegados desde otros lugares para celebrar a san Miguel.

 

Misa de san Miguel en la plaza. Los mayordomos improvisaron un altar en el recinto que precede a la iglesia. (Cortesía de Juan Antonio Alcalde Misas en Facebook. Pulsar en la imagen para ampliarla en su ubicación original).

 

 

 

Inicio

 

Copyright © Jorge García, para Recuerdos de Cástaras (www.castaras.net).

Fecha de publicación:

19-08-2011

Copyright © de los autores o propietarios para los materiales cedidos.

Última revisión:

 17-12-2011