La tierra revelada

Geografía recordada

Cástaras y Nieles: nace un concejo

Tras la deportación de los moriscos alpujarreños del Reino de Granada y la confiscación de sus bienes, se llevó a cabo por la Corona la repoblación de La Alpujarra en un proceso, iniciado oficialmente en Aranjuez el 24 de febrero de 1571, que duraría varios años.[1]

En lo concerniente a Cástaras se decidió que formara con Nieles «un solo término, redondo y conocido» y el 20 de marzo de 1574 el Consejo de Población encargó al escribano de su Majestad Andrés Ronquillo, Juez de Comisión, el amojonamamiento del nuevo término y el reparto de casas y tierras entre los nuevos pobladores. Así lo hizo esa misma primavera de 1574, con la ayuda de los "conocedores" Juan de Villarreal, vecino de Cástaras y cristiano viejo, para el límite con Lobras y Tímar,[2] y del morisco Miguel de Madrid para el deslinde con Notáez de donde era vecino.[3] En el siguiente recuadro está la trascripción del documento redactado:[4]

 

Amojonamiento del término redondo de los lugares de Cástaras y Nieles de la taha de Jubiles.

La mojonera de los lugares de Cástaras y Nieles, lindando y confinando con los lugares comarcanos, es la siguiente:

La mojonera comienza, desde un prado confinando con el lugar de Notáez donde está un cerro pelado, donde se junta el término de Busquístar, Notáez, Trevélez y Cástaras, atravesando viñas, lomas y de allí viene la mojonera a dar, a una senda y camino que viene de Trevélez a Notáez y a las viñas.

Y prosiguiendo el camino parte el término del lugar de Cástaras con el lugar de Notáez, baja el camino que va de Cástaras a Ferreira y va por un sendajo, donde están unos pedregales y unas retamas en fila que sirven de mojón y están a la linde de la viña de los herederos de Pedro Yllanes, vecino de Pórtugos.

Y prosiguiendo la mojonera, baja una rambla abajo donde hay un alméz y va a dar a un álamo blanco, junto a una fuente quedando hacia la parte de Notáez las viñas, que es una solana de un bermejal, que tienen podadas los de Notáez.

Y desde la dicha fuente y el álamo, va derecho abajo a un arroyo hasta Aldeyre, que quiere decir a un arroyo y desde Aldeyre, va cruzando por los secanos de Cástaras y Notáez a dar a la cañada del Mançave.

Y prosiguiendo desde la dicha cañada por los secanos, a dar a una encina grande y desde ella, baja al río que viene de Cádiar y atraviesa el río, sube derecho a lo alto de la sierra, confinando todavía con el lugar de Notáez y aquí fenece, el lugar de Notáez y comienza a confinar prosiguiendo esta mojonera, con el término de D. Luis Zapata hasta las aguas vertientes que da vista a la mar.

Y prosiguiendo la mojonera y volviendo al cerro pelado donde se comenzó, toma desde allí el dicho cerro pelado, donde está un mojón hecho antiguo que se renovaba, por unas cordilleras adelante dando vista a las tierras de riego de Trevélez, y en el dicho cerro fenece e! término del lugar de Notáez y el de Busquistar por la parte que con ellos confina, el dicho lugar de Cástaras.

Y prosiguiendo la mojonera, entre el lugar de Cástaras y el lugar de Trevélez, por las dichas cordilleras hacia Jubiles, aguas vertientes a Cástaras y aguas vertientes a Trevélez, va por las cordilleras adelante, hasta subir a lo más alto de las Cordilleras, hasta la tierra más alta que dá vista a Sierra Nevada y allí fenece el lugar de Trevélez por la parte que confina con Cástaras.

Y desde allí comienza a confinar, el lugar de Cástaras con el de Jubiles y va la mojonera por otras cordilleras, adelante aguas vertientes a Cástaras y a Jubiles dando vista hacia la sierra y viene bajando, de la sierra a un arroyo derecho a una peña bermeja por la linde de unos regadíos del pago que se nombra Garnyte quedando los regadíos a Cástaras y viene a un cerrillo que quedó por mojón, y viene aguas vertientes cayendo con el arroyo que va a dar al saltadero del agua de Nieles, donde fenece el dicho lugar de Cástaras y se junta con el lugar de Nieles confinando con el lugar de Jubiles.

Y prosiguiendo la dicha mojonera en el dicho lugar de Nieles con el lugar de Jubiles, volviendo por el dicho arroyo a media ladera, como se va hacia Jubiles a la mano izquierda por derecera, sale derecho a una peña que hace un cuchillo y de allí va prosiguiendo.

Y desde la derecera y cuchillo, va derecho a dar al camino que sube de Timen a Jubiles confinando con el dicho lugar de Timen y Nieles y Jubiles y aquí fenece el dicho lugar de Jubiles y comienza a confinar la dicha mojonera del lugar de Nieles con el lugar de Timen y viene derecho al camino que baja de Timen a Nieles a donde solía estar una Cruz.

Y de allí viene derecho al cerro de unas peñas que esta entre los dos arroyos, el de Timen y Nieles, que baja de Jubiles y desde las dichas peñas baja derecho al portezuelo a donde hacen una encruzijada, los dos caminos, el uno que baja a los secanos de Lobras y el otro que va de Lobras a Nieles y aquí fenece, el dicho lunar de Timen, por la parte que confina con el lugar de Nieles.

Y prosiguiendo la mojonera cuando comienza a confinar, el lugar de Nieles con el de Lobras y toma desde los dos caminos una cordillera arriba partiendo aguas vertientes a Lobras y a Nieles por cima de una encina que queda a mano derecha, como van al río de Cádiar, quedando la encina dentro del término de Nieles, y desde lo más alto de la cordillera vuelve prosiguiendo aguas vertientes como es dicho de un lugar al otro por una hoya llana, derecho a dar a un cerrito por donde se prosigue el término de unos secanos de un pago que se llama Lobras Sanas llevando la derecera por los dichos secanos a dar a un cerro alto, que da vuelta al río de Cádiar y tiene en medio de una roca una encina sola, la cual queda dentro del término de Lobras y en el dicho cerro, se hizo un mojón.

Prosiguiendo la mojonera desde el dicho cerro tomando la derecera (derecha), a dar a la boca de la rambla de Verdebique que baja del Çehel, y desde la boca de la rambla, toma por un cuchillo de la sierra del Çehel a la mano izquierda hasta dar al camino real, que va a Albuñon y tomando el camino, a la mano izquierda hasta dar al Aljibe Quebrado y en el dicho algibe, fenece el termino de Lobras, y por la parte que confina con el lugar de Nieles.

Y allí se junta el lugar de Cástaras con el de Nieles y con el término y jurisdicción de D. Luis Zapata, confinando ambos lugares, por lo alto del Cerro del Cehel, donde dan vista a la mar y se junta el término de Notáez donde fenece y se remata en la dicha mojonera de los lugares de Cástaras y Nieles, con los dichos lugares comarcanos, que con ellos confinan por las partes declaradas, el cual término se hizo por los conocedores, para ello nombrados, que dijeron ser, el mismo redondo y conocido y haberse guardado de todo y memorial.

Los lugares de Cástaras y Nieles están incluidos en la dicha mojonera que se ha declarado y está el uno del otro a un quarto de legua. Estos lugares tenía cada uno su término conocido y ahora por poblarse juntos y hacer todo una población, se hace un término solo. Este término, tiene más de dos leguas que atraviesa de una parte a otra y de otra a otra más de una legua y están a cuatro leguas del mar y en frontera y hay peligro de moros en este partido.

A.H.P.GR.: Libro de apeo y repartimiento de Cástaras y Nieles, fol. 8 - 10. Trascripción en Genaro FUENTES RODRÍGUEZ: La repoblación y repartimiento de la "Taha de Jubiles". Tesis doctoral inédita, Universidad de Granada, 1987, disponible en DIGIBUG, Repositorio Institucional de la Universidad de Granada (http://hdl.handle.net/10481/6028)

 

En realidad lo que se hizo en 1574 fue ratificar las lindes establecidas a lo largo de siglos de luchas tribales, de riñas vecinales y de derecho consuetudinario, uniendo los territorios de Cástaras y Nieles para formar un concejo cuyos límites, que han permanecido en el tiempo, coinciden prácticamente con los del municipio actual.

A partir de entonces ocurre un fenómeno a destacar y en cierta medida lógico: la sustitución de toda la toponimia menor del territorio castareño, por nuevos topónimos castellanos entre los que abundan los antropónimos y los diminutivos. Desaparecieron nombres como Handac Abenhauz (Barranco de inb Hauz), Handac Alacmar (Barranco de la Luna), Handac Aljoayza (Barranco del nogalillo), Handac Almoral (Barranco del moral), Handac Alnajar (Barranco del carpintero), Handac Mazaupa (sin traducción conocida), para los barrancos; o Aynzoraite, Ayni Azorsit, Ayn Adelfi, Aynatalnajar, Ayni Albirid, Ainy Alquibir, Ayni Zebey, Ayna Alfaguara y Ayna Rabad para las fuentes, tan abundantes en Cástaras; Abenyamia, Aldeyre, Alhaiarcot, Alhayarat, Garnyte, Hofrat Hacin, Mançave, Mojaybaha, etc. para los pagos; incluso los barrios trocaron su nombre, habiéndonos llegado noticias del Harat Alnajar (Barrio del carpintero) y del Arrabal, cuya ubicación se ignora aunque los datos disponibles apuntan a alguno de los barrios bajos para el primero y al Barrio Medio de arriba para el segundo.[5]

 

 

 

 

Anterior Inicio Siguiente

 

 


[1] Faustino RODRIGUEZ MONTEOLIVA: Lobras y Tímar. Estudios sobre la repoblación de La Alpujarra. Granada, Ayuntamiento de Lobras, 2001, p. 60-64.
[2] Ibídem, p. 111.
[3] Ángel BAÑUELOS ARROYO: La rebelión de los moriscos y la repoblación de Cástaras y Nieles. Conferencia pronunciada en Nieles el 06-08-2005 [en línea]. Disponible en http://www.la-alpujarra.org/accn/... [fecha de consulta: 12-03-2006].
[4] A.H.P.GR.: Libro de Apeo y Repartimiento de los lugares de Cástaras y Nieles, fol. 9-10. Trascripción parcial en: Genaro FUENTES RODRÍGUEZ: La repoblación y repartimiento de la "Taha de Jubiles". Granada, 1983. Tesis doctoral inédita, pp. 158-162.
[5] Todos estos topónimos proceden de los Libros de Habices y del Libro de apeo y repartimiento de Cástaras y Nieles y se han recopilado de los trabajos publicados por:
Juan MARTÍNEZ RUIZ: El lenguaje del suelo. Jaén, Universidad de Jaén, 2002, pp. 29, 110-117 y 123-131;
Carmen TRILLO SAN JOSÉ: La Alpujarra antes y después de la Conquista Castellana. Granada, Universidad de Granada, 1998, pp. 123 y 242;
Genaro FUENTES RODRÍGUEZ: Op. cit.; pp. 158 - 162;
Isidro DE LAS CAGIGAS: «Topónimos Alpujarreños», al-Andalus, XVIII (1953), pp. 310 [16] - 311 [17]; y
Manuel GÓMEZ MORENO: «De La Alpujarra», al-Andalus, XVI (1951), p. 26 [10].

 

 

Copyright © Jorge García, para Recuerdos de Cástaras (www.castaras.net).

Fecha de publicación:

15-12-2006

Copyright © de los autores o propietarios para los materiales cedidos.

Última revisión:

23-08-2016