Escritos y publicaciones

 

Homenaje a Jean-Christian Spahni

 

La Alpujarra, paraíso perdido

 

A mediados de 1958, cuando Spahni estaba plenamente dedicado a la etnología en Granada, el diario local IDEAL publicó el siguiente artículo firmado con las siglas J. C. M., que corresponderían a José Corral Maurell, funcionario y periodista que cubrió la estancia de Spahni en Granada, entablando una cordial relación con él.

El periodista da cuenta de las actividades de Spahni por La Alpujarra, que poco más tarde darían lugar a varias publicaciones, entre las que destacan el artículo sobre cerámica popular de la zona «Quelques aspects de la ceramique populaire dans les provinces de Grenade et d’Almeria (Espagne)», el disco LP de 10 pulgadas Alpujarra. Andalousie secrete, con trovos, canciones populares y villancicos, interpretados por niños, jóvenes y adultos paisanos de Órgiva, Trevélez, Cástaras, Murtas y cortijos de la Contraviesa, y sobre todo  el libro L'Alpujarra: Secrète Andalousie, excelente obra de etnografía alpujarreña sin parangón hasta la fecha.

Este artículo tiene para los castareños el interés añadido de estar ilustrado con una fotografía de Cástarasla clásica toma desde el Camino Nuevo―, que es la primera imagen del pueblo publicada en IDEAL y seguramente en cualquier otro medio, en la que creemos observar el famoso ciprés que presidió, junto a la torre, el paisaje castareño durante siglos.

Agradecemos al diario IDEAL las facilidades ofrecidas para la preparación de esta página.

 

 

 

La Alpujarra, paraíso perdido

Así se denomina el ciclo de emisiones que la radio de Suiza transmitirá los lunes

LOS CORTIJOS DE LA CONTRAVIESA POR LA TELEVISIÓN DE EUROPA

 

Después de visitar los pueblos de Sorbas y Níjar, donde adquirió cierto número de piezas de su cerámica tradicional para hacer una exposición en Suiza, el etnólogo suizo señor Jean-Christian Spahni inició su recorrido de la Alpujarra granadina. Hasta la fecha ha encontrado cooperación en la mayoría de los pueblos donde estuvo trabajando en colaboración afectuosa y atenta —así nos escribe él mismo— con las autoridades y la gente.

En Órgiva, con la ayuda de los maestros y maestras, grabó unas cuantas canciones de niños que fueron radiadas luego (antes de su envío a Suiza) por la emisora La Voz de Órgiva, en emisión dedicada por el director de dicha emisora, don Francisco Camacho, y el profesor Spahni a los pueblos alpujarreños.

En Trevélez se grabaron igualmente otras canciones, así como en Cástaras, contando con la ayuda de numerosos amigos. Obtuvo vistas de los antiguos telares que en algunos pueblos de la Alpujarra son una verdadera industria. En Ugíjar se dedicó el señor Spahni a estudiar la cerámica tradicional en la fábrica de don Miguel García Sierra, que le facilitó todos los datos necesarios. Numerosos ejemplares de dicha cerámica van ya camino de Suiza para tomar parte en la exposición dedicada a la Alpujarra. En Válor fue recibido, igualmente con gran afecto y piensa volver en septiembre para presenciar la la famosa fiesta de moros y cristianos. También pasó por Torvizcón, lugar de aspecto africano, y terminó su primera parte del recorrido en Albuñol, donde volvió a encontrar una acogida muy cariñosa de todo el mundo. El señor Spahni insiste en que se manifieste por medio de estas columnas su agradecimiento a las autoridades y demás personas que le han atendido en todos los pueblos citados. Se han tomado canciones populares y de niños, que en Suiza interesan especialmente por su sencillez, espontaneidad y poesía de la letra; también se han tomado diversos «films» para la televisión suiza.

 

Una vista de Cástaras, lugar situado en uno de los parajes más pintorescos de la Alpujarra. Estos pueblos, escondidos entre castaños y riscos, serán conocidos en Europa gracias a los documentales de la televisión Suiza.

 

En esta su segunda etapa, y siguiendo por la carretera de Albondón, seguirá por la Contraviesa hasta Murtas, especialmente sus cortijos donde volverá a grabar esa curiosa manifestación popular y folklórica conocida con el nombre de «troba», en vista del éxito que consiguieron en Suiza anteriores emisiones.

Es curioso consignar que una publicación de la radio de Suiza anuncia ya para todos los lunes, a las cinco de la tarde, en longitud de onda de 39,9 metros, una serie de emisiones tituladas «La Alpujarra, paraíso perdido» pues, al parecer el señor Spahni, conforme va recogiendo su material, lo va remitiendo a su país. El hecho de que cada lunes se dedique en Suiza una emisión a esta región granadina de la Alpujarra bien merece la pena de consignarlo.

Debemos de hacer constar, igualmente que habiendo tenido ocasión de visitar al etnólogo español doctor Julio Caro Baroja (que da actualmente unas conferencias en Inglaterra sobre temas españoles), que últimamente publicó una interesante obra sobre los moriscos granadinos, se interesó vivamente por la Alpujarra y quizá venga, dentro de no mucho tiempo, a Granada. Es natural, por otra parte, dado el ritmo veloz en el cambio de las costumbres, en su «standarización», que lo iguala todo, el hecho de que la atención curiosa, no sólo del público en general, sino de los científicos, se desplace a estos «paraísos aislados» donde el sentido del tiempo y el cálido valor de lo humano se señalan siempre con el ritmo pausado y el clima verdaderamente tropical de esas figuras que se desplazan siempre igual lejanas, tranquilas, por la rambla de Albuñol, que es, sin discusión, el lugar de Europa de clima más suave, el sitio donde un clima de excepción permite las cosechas de hortalizas más tempranas del continente.

J. C. M.

 

 

J. C. M.: «La Alpujarra, paraíso perdido». IDEAL. Granada, (14-6-1958),  año XXVII, nº 8034, pp. 16-15. Reproducido por cortesía y con permiso de IDEAL.

 

 

 

 

 

 

Anterior Inicio Siguiente

 

 

 

Copyright © Jorge García, para Recuerdos de Cástaras (www.castaras.net).

Fecha de publicación:

12-10-2010

Copyright © de los autores o propietarios para los materiales cedidos.

Última revisión:

10-01-2015